Este blog recoge mis vivencias. Recuerdos y pensamientos de una infancia y adolescencia difíciles.

viernes, 4 de junio de 2010

¡Estela, grita muy fuerte!












Desde que abrí este blog, he conocido ya varias personas que, por desgracia, fueron víctimas de abusos sexuales durante su infancia. Algunas, no sufrieron abusos de ese tipo, pero sí maltratos físicos y psicológicos, como los sufrí yo.

Durante años, no he dejado de pensar que si hubiese habido alguien...algún profesor...alguien, que me hubiese enseñado que no es normal pegar a un niño todos los días, insultarle...
Quizás yo hubiese sabido que lo que pasaba en mi casa no era normal, y hubiese pedido ayuda.
Pero no hubo nadie. Y tuvieron que pasar muchos años y muchos traumas, para darme cuenta de que realmente lo que me pasó durante mi infancia se podría haber evitado.














Cuando veo las estadísticas de abusos a menores, (un 23% de niñas y un 15% de niños menores de 17 años han sufrido un caso de abuso sexual en España, y de estos un 60% no ha recibido ningún tipo de ayuda)... me parecen unas cifras realmente escalofriantes.
Y lo preocupante de todo esto, es que existen protocolos de detección, y de actuación ante casos de abuso, pero no existe ningún protocolo de PREVENCIÓN. Porque el único modo de prevenir los abusos, es enseñando a los niños a saber reconocer cuándo están abusando de ellos, y cómo tienen que actuar si esto sucede.

Pero esto aún es un tema tabú. Muchos padres aún no conciben tratar estos temas con normalidad ante sus hijos. No entienden, que para ello no es necesario entrar en detalles pornográficos, ni explicarles a los niños cómo se practica el sexo.
Basta con enseñarles que su cuerpo es un tesoro que todos deben respetar, y que nadie tiene por qué hacerles daño, o jugar con sus partes íntimas, ni hacerles nada que a ellos no les guste. Basta con explicarles que, si esto llega a suceder, no deben callarlo. Deben contárselo a algún adulto en quien confíen.

Todos los padres deben saber, que por desgracia, aunque estemos totalmente convencidos de lo contrario, ninguno de nuestros hijos está a salvo de sufrir un abuso. Nosotros no pasamos las 24horas del día con ellos para protegerles, y a menudo los abusos suceden en el ámbito familiar, en excursiones o incluso en las escuelas. No podemos protegerles todo el tiempo, pero sí podemos enseñarles a que sepan cómo actuar ante estas situaciones.
Y no sólo debemos enseñarles que nadie debe hacerles daño, sino que debemos enseñarles a que ELLOS NO LE HAGAN DAÑO A NADIE. Un punto muy importante a tener en cuenta.

Lo cierto es que a veces uno no sabe qué palabras utilizar, cómo explicarles estas cosas a los niños, porque los padres no somos perfectos y no tenemos un manual bajo el brazo.
Para eso, tenemos la suerte de contar con libros infantiles, donde se tratan estos temas con todo el cuidado y sensibilidad que requieren.

"Estela, grita muy fuerte!", es un cuento de Isabel Olid (miembro del grupo de investigación de literatura infantil GRETEL), dedicado a niños a partir de 6 años y escrito para la asociación RANA (Red de Ayuda a Niños Abusados).
Este cuento, tuvo que ser publicado por una editorial mexicana, porque lo intentaron con varias editoriales catalanas, y el texto agradó, pero creyeron que no interesaría comercialmente.

Isabel Olid fue una niña abusada, y realmente este libro me sorprendió por la gran sensibilidad con que está escrito, y por la delicadeza con la que trata el tema de los abusos. Sin profundizar para nada en el tema de la sexualidad, pero dejándole bien claro al niño sus derechos sobre su propio cuerpo.

En este cuento, se explica la historia de Estela, una niña muy dulce y sensible, a la que le gusta soñar y jugar con sus amigos en la escuela. Antes también le gustaba jugar con su tío, pero últimamente ya no. Ahora la lleva a la habitación y le hace cosas que no le gustan nada.
Pero su maestra, le enseñará a Estela un truco que funciona cada vez que alguien le hace algo que no le gusta, o le intenta hacer daño. Y ese truco consiste en GRITAR BIEN FUERTE, y no callarse.
Lo que me ha gustado de este cuento también, es que no toda la historia se centra en el tema de los abusos sexuales, sino que plantea varias situaciones que pueden darse en el día a día de un niño, y les enseña cómo defenderse ante ellas.

Quisiera también explicar la reacción de mis hijos de 12 y 6 años tras leer este cuento. Aunque tengo que decir, que yo ya les había hablado sobre el tema de los abusos y cómo actuar.
Primero lo leyó mi hijo mayor, y le pareció correcto y muy bien explicado. Me dijo que era ideal para los niños pequeños.
Después lo leyó mi hijo pequeño, y le encantó. Se reía mucho en las partes donde Estela imaginaba que era un delfín o un pájaro, y le encantaron las ilustraciones de Martina Vanda (espectaculares).

Me llamó la atención cómo se indignó en una parte concreta del cuento.
La parte donde Estela recuerda el truco que le enseñó la profesora, y le dice a su tío que pare.
"Sabes mama?", me dice completamente indignado... "Estela le ha dicho a su tío que pare, y él ¡no ha parado!"
"Ah, no?, y qué he hecho Estela, cariño?"
"GRITAAAAR!!!!, y su mamá ha ido a ayudarla"

Isabel, dedica este cuento a sus hijos <para que aprendan a gritar cuando lo necesiten>
y a su madre <para que aprenda a escucharme cuando grito>.

Os animo a tod@s a uniros al MANIFIESTO CONTRA EL SILENCIO SOBRE EL ABUSO SEXUAL INFANTIL

33 comentarios:

  1. Suscribo tus palabras.
    ¡¡¡¡GRITEMOS TAN ALTO Y FUERTE PARA ERRADICAR ESTA LACRA SOCIAL!! Que deja tantas secuelas de por vida.
    Un abrazo Nati
    Me voy unos días de vacaciones pero volveré, eso espero...

    ResponderEliminar
  2. Interesante cuento Nati. Es cierto que en España, a pesar de ser un país desarrollado y moderno, aún hay temas tabús. Sin embargo, estoy convencida, que gracias a blogs como el tuyo, muchos aprenden (yo por mi profesión ya veo cosas cada día) que hay infancias rotas y niños sufriendo y que no podemos girar la cara cuando vemos comportamientos inadecuados hacia un menor. Quizá habría que concienciar a muchos padres de que un niño es una persona que merece respeto desde el mismo instante que nace y tratarlo como tal. Me gusta lo bien que tratas el tema Nati.
    Un saludo wapa.

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, Norma. Sí, aún hay tabús en estos temas. No nos importa explicarle a nuestros hijos que si le pegan en el cole deben decírselo al profe. Pero sin embargo, nos echamos las manos a la cabeza ante la posibilidad de hablarles sobre otros tipos de abuso.
    Aunque entiendo que hayan padres que no quieran hablarles a sus hijos sobre esto. Hay muchos miedos, uno no siempre sabe cómo hacerlo, cómo tratar el tema...a demás de que siempre pensamos que "al mío no le va a pasar". O creemos que le robaremos la inocencia al crío si le hablamos de "tocamientos". Todo es comprensible.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Nati, me apunto el libro! no lo conocía.

    ¿Sabes lo que creo que pasa un poco? que pertenecemos a una generación en la que nos castigaban físicamente (yo, por suerte, no sufrí maltrato pero sí que me daban nalgadas y más cuando me portaba mal, mi padre y mi madre por igual), no conozco a nadie de mi edad que de pequeñ@s nuestros padres no nos pegaran cuando haciamos algo malo.
    Claro, una cosa es un "cachete" y otra palizas y el uso de objetos.
    ¡pero si hasta en la escuela se permitía que la maestra te tirara de las orejas!!! la generación de padres y madres jovenes de ahora, como tu, son los que están más sensibilizados, quizá pueda cambiar la cosa ahora.
    Pero como bien dices al principio, los abusos pueden ocurrir en cualquier lugar, por muy pendiente que se esté de los niños nunca se sabe donde puede pasar...

    un beso Nati!

    ResponderEliminar
  5. Exacto Maeva, has dado en el clavo. Antes era muy difícil detectar los malos tratos, porque a los padres se les daba carta blanca para hacer con los niños lo que quisieran, y siempre era "por su bien". Nosotros éramos propiedad de ellos.
    Todos los padres daban cachetes en el culo de vez en cuando, o hasta incluso algun guantazo.
    El problema, es que antes, como todo estaba permitido, habían padres como los míos que se pasaban de la ralla. Y de un guantazo, pasaron a palizas diarias. De un cachete, al insulto constante, la humillación, el miedo... al cinturón, a dejarte la mano marcada, a llamarte hija de p..., inútil, desgraciada...
    Y claro, no daban el perfil de maltratadores. Eran "gente de bien", que tan sólo tenían una forma severa de educar.
    Sin embargo, cuando un niño siente miedo por sus padres, es que algo anda mal.
    Yo creo que la cosa está cambiando ya, gracias a Dios. Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Ojalá pueda encontrar el libro por aquí, me ha entrado la espinita por leerlo.

    Sabes, la escuela era mi lugar de protección, jamás he sido maltratada allí, me encantaba ír, no faltaba y mis notas eran muy buenas. Supongo era un mérito para mi, porque a mis padres nada les importaba.
    Una cosa es darle una cachetada en los pañales y otra dejarte tirada por los golpes, insultada y demás...tal vez en la escuela se dieran cuenta, no lo sé.

    A mis hijas comencé a hablarles desde muy pequeñitas y a observar, a los 45 días ya estaba trabajando y ellas en manos de gentes...
    No se trata de ser grosero, sino hablarles con palabras simples, el cuerpito es de ellos, sus genitales no deben ser tocados.

    Es urgente la educación sexual en las escuelas! muchos papás no se atreven a hablar por vergüenza o sabe el cielo.

    Gritar es una de las maneras, por aquí luego de violaciones a estudiantes, se les enseña a llevar un silbato ya que muchas relatan que se quedan paralizadas y no pueden gritar.

    Realmente no sé que sucede en el mundo varonil, todos los días tienes casos y casos, en cualquier estrato socio-económico.

    Me ha encantado tu escrito, besos, buen fin de semana :)

    ResponderEliminar
  7. Nati me ha encantado la idea de decirles a los niños que ¡¡¡¡Griten!!!!, tal vez para una persona que no ha pasado por un abuso le parezca lo mas logico pensar que un niño gritara, pero no pasa como lo suponen, yo nunca grite, ni dije no y aunque se lo dije a mi madre ella nunca me dijo, que gritara o me defendiera solo decia que no le dijera a nadie.
    Tal vez parezca estupido, pero si ella me hubiera dicho que gritara , seguro yo hubiera pensado que tenia derecho a defenderme y no solo hubiera sentido que me lo merecia o que podia hacer lo que él quisiera conmigo.

    Yo desde que son pequeñas mis hijas, les he explicado que nadie tiene derecho a tocarlas, que corran y griten , que no permitan que nadie les haga daño ni siquiera yo, que soy su madre.

    Un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A los niños hay que protegerlos y no podemos hacerlo si tratamos de ser misteriosos y tapujones con estos temas. Una buena protección es la información a su medida, como ese cuento que me parece una buena idea.
    Un beso amiga y feliz sábado.

    ResponderEliminar
  9. Hola Graciela!.Yo también creo que es muy necesaria la educación sexual. A mí mis padres nunca me hablaron sobre ello, y tampoco en el colegio.
    Me parece que en el cole de mis hijos tampoco hablan demasiado sobre esto.
    Isabel Olid, la escritora de este libro, dice que se dio cuenta de que lo que la hacían estaba mal, dentro de la clase de Educación Sexual, en el colegio, con 9 años. Les hablaron del respeto al propio cuerpo y de cómo los demás tenían que respetarlo.
    Si no hubiera sido por estas clases, los abusos se hubiesen prolongado por mucho tiempo más.
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  10. Tienes razón Leonore. Los niños abusados nunca cuentan lo que les pasa. Tienen una especie de sentimientos contradictorios, entre culpa, asco, miedo... también les amenazan para que no digan nada.
    Creo que todos los que en su momento sufrimos algún tipo de abuso, nos hubiera encantado tener un cuento como este. Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  11. Claro Rosalía; a los niños se les puede explicar cualquier cosa, siempre que se les hable como a niños que son.
    Besitos guapa, buen finde

    ResponderEliminar
  12. Nati, todo lo que sea positivo para combatir esta lacra, desde el frente que sea, desde una posición o de otra, desde el punto de vista del niño, desde el punto de vista del adulto, ¡es siempre bienvenido!
    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
  13. hola Nati, al final me convencerás para que compre el libro y se lo lea a mi hijo! bueno, ya sabes cuáles son mis miedos en este asunto, que con niños de 6 años que no han descubierto el sexo -al menos un porcentaje muy amplio de niños no abusados- pues contarles todo esto a esa edad pueda provocar que su imaginación se invente cosas, y ya es bastante difícil valorar -para psicólogos forenses- el testimonio de un crío tan pequeño en tema de abusos porque es íntimo y normalmente viene de alguien muy próximo a él o ella, entonces al menos hay la casi seguridad de que con cinco o seis años no tienen capacidad ni conocimiento para inventarse esa clase de cosas, por lo que si lo cuentan hay bastantes posibilidades de que sea cierto, pero si resulta que en la escuela han escuchado esta historia no sé si eso incrementa las posibilidades de que algunos se lo inventen, con el lío que eso puede crear y las consecuencias inimaginables de protocolos que se ponen en marcha... así que ésa es mi duda, claro que escuchando testimonios en tu blog de gente que ha pasado por ahí y que por tanto sabe mucho más que yo de esto, quizá tenéis razón y es verdad que hay que prevenirles aún así de chiquitos... un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola Manuela!, no debes preocuparte por eso. Los estudios sobre abusos en niños, indican que es muy importante desmontar ciertos mitos relacionados con las víctimas y los abusadores. Entre ellos, está el mito de que hay niños que mienten sobre estos temas.
    Está demostrado que cuando se trata de abusos, los niños no mienten. Sobre todo en las edades que comprende el cuento: de 6 a 10 años. Lo que sienten es miedo de contarlo.

    Precisamente hay que hablarles de esto cuando son pequeñitos. Son más vulnerables, cualquiera puede hacerles daño sin que ellos sepan qué está pasando.

    Sabes que hace un mes, el niño problemático de la escuela, el que siempre pega a todos, tuvo retenido a mi hijo 5 años menor que él en un rincón durante todo el recreo, y cuando intentaba irse, le apretaba con los dedos índice y corazón en la garganta?.
    Es fuerte esto!, imagínate cuando me enteré...

    Al final pudo escaparse contándole una mentira al niño, y se lo contó a la profesora (que por cierto ya tuve mis palabras con la dirección del colegio, por no vigilar correctamente a los niños en el recreo. Por favor, que están todos los profesores a la misma hora!).
    Con esto quiero decirte, que les hemos de enseñar a defenderse. Porque tal vez no sean abusos sexuales, pero pueden ser violentos, o de muchos tipos. Y te aseguro que los profes, no están todo el día pendientes de ellos.
    Yo te recomiendo el libro Manuela, ya verás cómo reacciona tu hija, de lo más normal. Y ya verás cómo te encanta!
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. hola Nati, bueno mi hijo todavía es muy pequeño para cualquier cuento, que tiene dos añitos, yo estoy a favor de que en casa les cuentes todo lo que a ti como madre te parezca correcto, faltaría plus, pero que se lo cuenten en el cole a todos juntos no sé si me convence tanto tan pequeños, ya te digo, por un lado entiendo lo que dices pero por otro te diré que sí hay casos que se pensó que iban a ser una cosa y luego fueron otra, sin ir más lejos el caso del Raval en Barna años noventa, leíste el libro de Arcadi Espada 'Del amor a los niños'? bueno, ahí cuenta Espada que la prensa amplificó el asunto que parecía poco menos que había una mafia internacional de trata de niños, y luego resultó que lo que había eran dos pederastas en el centro del Raval y poco más, que yo por otra parte estoy convencida que además había padres 'cediendo' los 'favores' de sus hijos a terceros a cambio de regalos, como sale en el libro, pero que no se pudo probar, y claro si no se puede probar no hay condena... pero de eso a una mafia internacional como decía la prensa en su momento, y en Francia pasó un caso similar que luego quedó en nada hará unos años... lo que quiero decir es que no tengo claro que los críos no se puedan inventar cosas también, y más si las han escuchado como historias... no lo sé, me gustaría escuchar la opinión de los psicólogos al respecto, dentro de unos días tengo que ver a una psicoterapeuta muy conocida en Barna, ha publicado un libro que estoy leyendo 'el oficio de ser madre', le preguntaré a ella a ver qué opina como experta en la materia, le preguntaré como psicóloga y como madre también, a ver si me cuenta algo interesante... un beso guapa

    ResponderEliminar
  16. Hola Manuelilla!. Perdona por tardar en contestar, pero tengo el ordenador estropeado, y mi hijo mayor me acaba de descubrir que con la play3 también puedo entrar en internet!. Sobre los temas que planteas, hay varias cosas que no entiendo muy bien.
    La primera, es el ejemplo que me pones sobre lo que sucedió en el barrio del Raval, cundo se exageró un caso que, para mí, ya sin exagerar me resulta escalofriante, pues dos pederastas haciendo de las suyas en el barrio del Raval, ya me parece para echarse las manos a la cabeza. Pero sinceramente, no entiendo qué tiene que ver esto con el tema que nos ocupa. Esto n0o demuestra para nada que los niños mientan en temas de abusos, pues quienes exageraron el tema fueron prensa y partes adultas, no los críos.
    Sobre tu preocupación por leerles a los niños un cuento sobre abusos en grupo, deduzco que tu miedo consiste en la posibilidad de que unos niños de 6 años, decidan maquinar sobre el tema entre ellos, y acusar falsamente a sus padres de abuso sexual. (sigo abajo)

    ResponderEliminar
  17. Entonces, para evitar la remota posibilidad de que un niño tan pequeño pudiese mentir sobre estos temas, lo que se debería hacer es eliminar el plan de prevención. Es decir, no hablarles sobre el tema, no enseñarles a detectar un abuso, no enseñarles a defenderse, y permitir que sigan siendo vulnerables al abuso. Cuanto más ignorantes sean, menos problemas darán.
    Esto no me parecería correcto. Porque la opción de que cada padre le hable a sus hijos en privado sobre los abusos sexuales, es muy bonita, pero de sobras sabemos que la realidad es que de cada 100 padres, sólo dos les advierten sobre estos peligros. Y los demás niños, permanecen desinformados.
    Por eso creo que es no una opción de cada padre o cada escuela hablarles a los niños sobre este tema, sino una OBLIGACIÓN de los educadores y un DERECHO de los niños estar informados. Precisamente a niños tan pequeños sí. Porque...cuándo vamos a hablarles de ello?, cuando ya sean más mayores , que ya saben perfectamente lo que es el sexo y los abusos? (sigo...

    ResponderEliminar
  18. Otro punto importante, es que realmente espero y deseo que puedas hablar con esta psicóloga, porque ella te infornmará sobre los estudios realizados por profesionales en este tema. Todos ellos indican que los niños, aunque son muy fantasiosos, nunca mienten sobre temas de abuso sexual. No lo digo yo, hay estudios sobre ello, y ni uno sólo que indique lo contrario. Por otro lado, como en todos los temas, habrán excepciones, casos especiales de niños que hayan mentido, bien coaccionados por los padres o por motivos más profundos. Que sinceramente, son excepciones que no pueden servir en ningún caso como impedimento al derecho de mantener a todos los niños informados y protegidos, en mi opinión. Si no, tendríamos hasta que evitar leerles a los niños el cuento de la cenicienta, no sea que siendo tan pequeños, les dé por inventar que sus padres en casa les tienen durmiendo en el sofá, esclavizados y vestidos con harapos.XDXDXD.En serio,si leyeras el libro, entenderías que es más inocente que la cenicienta

    ResponderEliminar
  19. Jolín, sí que me he extendido!!. En fin, que yo te recomiendo que lo leas Manuela. Y de todas formas estoy casi segura de que cuando tu nene sea un poquito más grande, cambiarás de opinión.... o no, pero seguro verás las cosas de otra forma. Besito guapa

    ResponderEliminar
  20. Realmente hay que poner fin a este tipo de situaciones. Me parece genial que haya gente como tú, que aborda este tema con tanta sinceridad :)

    Un abrazo, y gracias por pasarte por mi blog.

    ResponderEliminar
  21. Realmente este tipo de situaciones tienen que terminar. Me alegra ver que hay gente como tú, que aborda el tema con total sinceridad, enfrentándolo.

    Un abrazo! y gracias por dejar tu huellita en mi blog.

    ResponderEliminar
  22. hola de nuevo querida Nati, pues bueno me quedo con los datos que tú tienes porque yo no tengo ninguno al respecto, sólo me gustaría que efectivamente antes de tomar este tipo de medidas haya detrás educadores y psicólogos y padres que lo hayan valorado/estudiado y creido conveniente... porque mi primera referencia al respecto fue el artículo de El País donde más bien se criticaba que no se hubiera examinado ni riesgos ni posibles consecuencias ni posibles efectos siquiera en los niños abusados antes de tomar esta medida, si lo estudian y están de acuerdo en que, como tú dices, los niños no inventan a raíz de estas cosas ni aunque les cuenten cuentos al respecto, pues me quedo más tranquila y soy la primera que quiere que los niños aprendan a gritar fuerte y claro... cuando le pregunte a la psicóloga te cuento también qué me dice, un besito

    ResponderEliminar
  23. Te deseo un maravilloso y feliz fin de semana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. Hola guapi. A mí la verdad es que en ese artículo del País, me parece que han cometido una gran cagada.
    No sé cómo pueden poner en duda que no se hayan valorado las consecuencias que puede tener esta medida.
    Porque tal como lo explica el artículo, parece que una escritora sensacionalista del tres al cuarto, haya escrito un libro sobre sexo para niños pequeños, alegando que es bueno que sepan ya lo que es eso. Y nada, se haya tomado por su mano el repartirlo por las escuelas.

    Cuando en realidad,el cuento está escrito por una miembro del grupo de investigación de literatura infantil y juvenil, y aprobado por la asociación de ayuda a niños abusados RANA. Y sobre todo cuenta con el apoyo de las escuelas de las Baleares donde se realiza este proyecto: profesores, psicólogos, educadores, etc
    Claro que veo correcto que hayan profesionales en desacuerdo con esta medida, y están en su derecho. Pero lo que no pueden hacer algunos, es opinar desde la ignorancia. Porque lo único que he sacado en claro de ese artículo, es que la mayoría de los profesionales que critican el cuento, ni si quiera lo han leído. Por lo tanto, para mí su opinión pierde toda credibilidad.

    Es el caso por ejemplo de una médico pediatra y madre de un niño de seis años, que dice: "Diría que estoy a favor de la experiencia del cuento con algún pero. A los seis años, creo que no se ha de divulgar toda la educación sexual. No se ha producido el efecto descubrimiento. Enseñar qué es el sexo, no deja de ser un tema complicado".

    Esta señora, si se hubiese leído el libro, no hablaría así, como si el cuento fuese un manual de sexualidad. Publicando esto, lo único que consiguen es crear una alarma innecesaria, y conseguir que los padres piensen que les van a dar una clase de educación sexual a sus hijos pequeños, con explicación escabrosa y detallada de abusos, incluído.
    Cuando en realidad, lo único que aprenden en el cuento, es que todo el mundo debe respetar su cuerpo y no hacerles daño.

    La verdad, estoy bastante enfadada con este artículo. Un besito guapa

    ResponderEliminar
  25. Tocas un tema recurrente en mi blog. Me horrorizan los abusos a menores.
    He estado en contacto con niños así y realmente son terribles los daños a largo plazo que estas cosas producen.
    Se arrastran de por vida...
    Un libro interesante y tus reflexiones también. Gracias por compartirlo y mantengo la esperanza de que algún día, no sea necesario seguir luchando por erradicar este horror.
    Un beso, bonita.
    Natacha.

    ResponderEliminar
  26. Ojalá como tú dices, llegue un día en que todo cambie. Un beso Natacha

    ResponderEliminar
  27. Hola, Nati, es horrible y deleznable que ocurran este tipo de cosas, que algunos adultos se ensañen con los niños maltratándoles y lo que aún es peor, abusando sexualmente de ellos. Si supieran el daño que hacen a la especie humana con su criminal conducta...porque casi todos los traumas del ser humano se gestan en la infancia y se arrastran de por vida y más aún, ese tipo de conductas patológicas se reproducen, quienes las han sufrido, a veces, las repiten cuando llegan a ser adultos, con lo cual es como una cadena perniciosa que nunca cesa. La mejor manera de cambiar el mundo a mejor es mantener a los niños a salvo de cualquier tipo de maltrato. Un beso enorme, Nati y siento muchísimo que tú hayas sufrido en tus carnes el maltrato. Disfruta del domingo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  28. Hola a todos. Soy la editora del cuento "Estela, grita muy fuerte". Los invito a que motiven en los colegios a implementar el programa de prevención "Grita muy fuerte". La metodología y la guía didáctica la encuentran en www.gritamuyfuerte.info.
    Esperamos que este programa sirva a muchos ninos y ninas. Me he dado cuenta que algunas personas tienen miedo de que los ninos pierdan "la inocencia". Habrá que aclararles que el programa no se centra en el abuso sexual, sino en la necesidad de que se hagan respetar. Un abrazo. Silvia.

    ResponderEliminar
  29. wauuu mujer que fuerte eres.me da gusto que cada vez seamos mas A los que nos interesa este problema social,que como siempre lo e dicho NO es problema solo de las victimas si no de toda la sociedad, juntos podemos poner fin y detener,no frenar, terminar para siemprre con el depredador de los sueños de muchos angelitos indefensoso.sigamos fuertes y firmes ante tal atrosidad PAZ.

    ResponderEliminar
  30. wauuuu mujer que fuerte eres y que bueno que seamos muchos a los que nos indigna todo lo que pasa con los mas bulnerables los niños que son blanco facil e indefensa ante el depredador de sueños mas cruel el maltrato infantil tu blog me encanto,sigue en marcha. PAZ.

    ResponderEliminar
  31. Ojala hubiera leido este libro en mi niniez cuando dos personas de mi familia abusaron sexualmente de mi, porque nadie me dijo que tenia que "gritar" me lo calle por mas de veinte anios, era un peso tan grande que intente suicidarme varias ocasiones, a mis 36 anios de edad "grite" (se lo dije a mis padres) y a los 39 anios recien se lo dije al resto de mi familia.
    Es mi deber prevenir a mis hijas y no quiero hacerlo con mis palabras porque no deseo contagiarla de mis traumas, pero si enseniarles a "gritar", por eso comprare este cuento.

    ResponderEliminar