Este blog recoge mis vivencias. Recuerdos y pensamientos de una infancia y adolescencia difíciles.

miércoles, 2 de junio de 2010

Anécdotas nocturnas

Hace once años que entré a trabajar en la famosa empresa de limpieza pública, y de esos once, diez los pasé en el sector de recogida de basura y muebles.

Cuando entré en la empresa, me destinaron a la zona del barrio chino con Joaquinet, un viejo de la casa. Y en dos semanas, ya éramos uña y carne.
Joaquinet y yo, éramos la alegría del barrio. En los bares nos invitaban, el panadero nos guardaba pastas recién hechas, y al final del recorrido, acabábamos la noche tomando un refresco en nuestro bar favorito.
Los camareros, dos gays jovencitos muy dicharacheros, adoraban a mi compañero. Sólo Joaquinet era capaz de contar una sarta de chistes del año de la picor, con tanta gracia.

Como éramos amigos de todas las prostitutas y travestis de la zona, cada noche nos parábamos un ratito a hablar con ellas. Concretamente con Rosi, un travesti muy simpático de la calle Unión, que tenía por costumbre pellizcarle el culo a Joaquinet ,cada vez que éste se agachaba a recoger la basura.
Rosi siempre se quejaba del calor. Decía que el calor era el culpable de que el negocio le fuera mal.
"Ay nena!, con este bochorno no hay quien folle. Todos vienen a que se la chupe, y así no hay forma de hacer dinero!", decía.

De noche, sobre todo por según qué zonas, te acostumbras a trabajar entre delincuentes, yonkis y prostitutas.
La de peleas, muertes por sobredosis y robos que habré llegado a presenciar...

Pero para robos, los que sucedían en la gasolinera "Depaso" cada 2x3. Aquella gasolinera, si no la habían atracado 7 veces en menos de medio año, no la habían atracado ninguna. No me extraña que al final la acabaran cerrando.
Los chavales que trabajaban en el "Depaso", ya estaban acostumbrados a que ,de vez en cuando, irrumpiese algún encapuchado. Lo mismo nos pasaba a los basureros que cenábamos allí.
Y es que los robos eran de película de Pajares y Esteso. Los ladrones eran casi siempre los mismos: dos gitanillos de Can Tunis; uno de ellos cubierto con pasa montañas, y el otro tapado con una bufanda que se le caía todo el tiempo. Maki Navaja y el Popi, les llamábamos nosotros.

Lo primero que hacían cuando entraban a la gasolinera, era mirarnos a los de verde y gritar: "tranquilos, que a ustedes no les va a pasar na!".
Y acto seguido, el de la bufanda se sacaba del bolsillo una navajilla multi usos y se la ponía en el cuello a cualquiera de los basureros que habíamos allí cenando. Pero sólo por hacer el paripé, porque lo cierto es que aquellos dos, eran incapaces de matar a una mosca. Parecía que habían hecho un curso CCC de atracos a distancia.

A nuestro compañero Toni, casi siempre le tocaba hacer de "rehén", porque era el que se sentaba más cerca de la puerta. Estaba tan acostumbrado ya, que no interrumpía ni la cena. Recuerdo perfectamente a Toni con la navaja en el cuello, mientras seguía comiendo tranquilamente su bocadillo de atún con pimientos.
Lo más gracioso era cuando los ladrones se encaprichaban con algo:-"tú, dame todo el dinero y me pones JB, Ballantines, las pelis 'ponno', todas las tarjetas de movil y... coño!, huevos Kinder!"
Y el empleado de la gasolinera:- "pues el dinero cógelo tú, que ya sabes dónde está-"

Sí, sí...la escena era surrealista total. Como todo lo que sucede cuando trabajas de noche. Conoces personajes curiosos, vives anécdotas rocambolescas que luego disfrutas explicando a tus amigos, te diviertes muchísimo... pero a menudo no eres consciente de los peligros que corres. Y es que de noche es cuando sucede todo lo malo.

Una vez, la policía se puso en contacto con la empresa tras recibir una llamada anónima. Se trataba de una joven con acento extranjero, que aseguraba haber metido a su bebé en una bolsa de basura, y haberlo tirado a la calle. Incluso dio la matrícula del camión que, supuestamente, recogió la bolsa. Era el vehículo con el que trabajábamos nosotros.
A mí se me encogió el alma, sólo de pensar que tal vez fui yo quien, confundiendo aquella bolsa con cualquier otra bolsa de basura, la lancé a la prensa del camión (en algunas calles estrechas del barrio chino, no caben contenedores. Por eso la gente deja la basura en los portales, y la recogida se hace a mano).
Si esa pobre criatura estaba de verdad allí dentro... no la encontrarían viva.
Varios equipos de policía, hicieron vaciar el camión, y se dedicaron a buscar al niño entre los deshechos del vertedero.

Al día siguiente, el jefe nos hizo entrar en su despacho para comunicarnos que la policía ya había localizado al bebé y a la madre.
Según parece, personal de un centro sanitario, se puso en contacto con ellos, para comunicarles que una chica joven de origen chino, había llegado al hospital con signos claros de haber dado a luz recientemente. Sin embargo ella negó la evidencia en todo momento, insistiendo en que tan sólo le dolía mucho el vientre, y eludiendo las preguntas que le hacían los médicos sobre dónde estaba el niño que acababa de tener.
Al mínimo descuido del personal sanitario, la muchacha se escapó del hospital.

La policía la localizó en su casa, donde también se encontraba su hijo, que había muerto desangrado tras el parto, por un problema en el cordón umbilical.
Nunca supimos por qué se inventó que había tirado al niño a la calle, dando incluso la matrícula del primer camión de basura que se encontró. Creemos que tuvo miedo de que descubriesen al bebé muerto en su casa, y se inventó aquella historia para intentar despistar a la policía. No lo sé, la verdad...
Fuera como fuere, aquél suceso me marcó durante mucho tiempo.

En diez años trabajando en la calle por la noche, unos gamberros me han disparado perdigones desde un balcón, me he peleado a ostia limpia con un taxista, he trabajado con una pobre esquizofrénica en tratamiento, cuya obsesión era que la íbamos a abandonar en el lavabo de cualquier bar... he tenido como compañero a un nigeriano que cada día intentaba convencerme de que las mujeres somos menos inteligentes que el hombre porque lo dice la biblia, he discutido con el jefe, he rechazado sobornos, me han ofrecido dinero a cambio de sexo... y mil anécdotas más.
Pero eso, ya es otra historia.

17 comentarios:

  1. Buenos días Nati. Por desgracia yo, por mi profesión , también estoy tratando con gente de esa clase pero a veces las prostitutas y los travestis son más educados que la mayoría de los "normales"...ja,ja,ja. La delincuencia se palpa en ciertas profesiones.
    También has pasado lo tuyo en la calle...
    Un abrazo wapa.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Norma. Tú por tu profesión, seguro que debes vivir cada cosa...y encontrarte gente indeseable de verdad.
    En la calle no se encuentra nada bueno. Nada, y en la noche menos. Pero tienes razón en lo de las prostitutas y los travestis. Es que ellos no son delincuentes, sólo se ganan la vida como pueden, y no le hacen daño a nadie.
    Nosotros éramos amigos de la mayoría de ellas, en la zona que limpiábamos. Hablábamos mucho, nos contaban su vida...muchas veces a Rosi le traíamos bocatas o fruta, porque la muy despistada nunca se traía nada para comer. Ni si quiera unas galletitas en el bolso.
    Hoy en día las recuerdo con mucho cariño. A muchas de ellas, no las he vuelto a ver.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. ¡Como conozco todas esas zonas Nati!! Yo iba de fiesta por ahí, al Mook, al Karma, etc. Después estudie un año de ruso en la escuela oficial de idiomas, que esta justo detrás del Raval y los sitios donde antes me paseaba tan impunemente cuando salia con los amigos, después pasaron a darme realmente miedo.
    Trabaje también en una gasolinera pequeñita que hay en la calle Pedro IV, que hace esquina, justo detrás de la empresa de transportes La Guipuzcuana, cerca de Celeste y el Bóveda, y cuando me tocaba el turno de las 06h de la mañana y en fin de semana, lo pasaba realmente mal. Siempre había follones con los que salían de fiesta, los que vivían por allí, ¡horrible Nati!
    Fue toda una experiencia trabajar allí!!
    Lo del bebe me ha encogido el alma, ¡que horror!
    Pobrecito, es muy triste que se den estas situaciones. Siempre pagan los mas inocentes.
    No me extraña que te marcara. Ahora que lo he leído, tampoco se me olvidara a mi! Por desgracia suelo recordar este tipo de sucesos de por vida.
    Un abrazo guapa! ¡No sabia que eras de Barcelona también!!

    ResponderEliminar
  4. He visto en tu perfil que también te gustó el "Mecanoscrit del segon origen". ¡A mi también me encanto!, de hecho lo tengo aquí en la estantería para cuando mi hija, que es la mayor, sea un par de años mas, dejárselo y que se lo lea.

    ResponderEliminar
  5. Los que no conocemos la noche no sabemos de otras personas y otros caminos que tú muy bien nos relatas y en el que demuestras tener un corazón de oro.
    Un beso Nati. ¡Que linda eres!

    ResponderEliminar
  6. vaya historias Nati, la noche qué tendrá que da como escalofrío, no? yo nunca he currado de noche, pero es llegar la oscuridad afuera y sentirme más insegura, aunque esté cerrada bajo cuatro llaves, todo lo que de día me parece normal de noche de asusta, y no digamos si voy sola por alguna calle medio desierta, todos los que se me cruzan para mí son potenciales delincuentes, soy una exagerada claro y trato de disimularlo... lo del bebé me parece tan triste, pobre chica y pobre bebé, y la de bebés que se dejan tirados por ahí, por el miedo de que las pillen queriendo abandonarlos, lo cual es evidentemente un delito, por qué no se hará más publicidad de que uno puede renunciar -que no abandonar- a su hijo legalmente y no pasa nada? hay miles de personas queriendo ser padres, y si ya han llegado hasta el día del parto, pues bueno sería más fácil, pero no, siguen abandonándolos en la calle, en contenedores, en los sitios más inhóspitos... sabías que en algunos países hay 'cajeros automáticos' para depositar a un bebé que quieras abandonar y sin que te vean? tú lo dejas allí, y al contacto del bebé con la caja suena una alarma en el otro lado -un hospital- y alguien va a recogerlo, pero la cara de la madre que lo deja no queda filmada... se llaman baby boxes... besos guapa y sigue contándonos esas historias tan entrañables de la noche y sus miles de habitantes...

    ResponderEliminar
  7. Qué dura la vida de los travestis prostituyéndose, en general son muy jovencitos, paupérrimos, sin familia...al igual que las prostitutas.
    Algo que se nota en el hospital de mi ciudad, son cuidadosos con los exámenes de SIDA, no así los heteros.

    La noche y las historias, me imagino cuando la chica dijo haber tirado el bebe al camión!

    Muchos casos de bebes tirados, hace unos días conocí una niña: la progenitora la tiró en un basural, ante los ladridos de los perros llamaron a la policía, allí estaba la beba viva!
    Fue adoptada por una familia preciosa, vieras lo que es una reina! charlatana, ojitos de color celeste transparente, la mami y los vecinos le tejen todo tipo de cositas.

    Por otro lado siempre pienso qué lleva a las mamás, abandonar a los bebes, al menos lo hicieran en un hospital, iglesia, pero en los basurales! mira como ha sido que los perros ni la han tocado, ladraban con llanto.

    Besos tesoro!

    ResponderEliminar
  8. Hola Luna!. Tienes razón con la zona del Raval. Allí he llegado a ver dentro de un bar, las mesas y las sillas volando, tal como te lo cuento, en plena pelea. Y persecuciones de la policía con pistola en mano.
    Sabes la gasolinera que hay en avda Paral.lel, al lado de una discoteca latina?, que está al final de paralelo casi, pasado Vila i Vila?. Pues los pobres que trabajaban allí, tenían que cerrar la tienda porque la gente que salía de la discoteca liaba cada una... A los únicos que nos dejaban pasar, era a nosotros los basureros.
    La otra gasolinera que me refiero, es la de la autovía de Castelldefels. Allí sí que los atracos eran de risa.

    Me encanta el mecanoscrit del segon origen. Sabes que hicieron una serie catalana basada en el libro?. El libro es mucho mejor, pero no está nada mal. Tiene muchos años la serie. Yo la encontré por internet, y ya no recuerdo dónde. Si no la has visto, búscala, te gustará.
    Un besito guapa!

    ResponderEliminar
  9. Hola Rosalía; es dura la noche, sí. Una llega a acostumbrarse, pero aún así, nunca dejas de sorprenderte. Un besito guapa!

    ResponderEliminar
  10. Hola Graciela!. Es muy duro lo de estas madres. Por qué no los dejan en hospitales, o los dan en adopción?.
    Los dejan abandonados, los tiran a la basura, como si de un muñeco se tratase. Con lo que duele un hijo...jamás lo entenderé.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Hola Manuela!. Me dejas alucinada con lo del cajero automático de abandonos. Joder... aunque la verdad es que al menos, con esos cajeros, se evita que los tiren por ahí.
    Siempre me ha parecedio muy digna la idea de dar al niño en adopción. Pero es cierto que no se da demasiada información sobre ello. La gente, cuando se queda embarazada sin quererlo, ni siquiera contempla esa posibilidad...como si no existiera. Las opciones son: abortar (la más común) o abandonarlo una vez que haya nacido. De dar en adopción no quieren ni oir hablar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. hola Nati, tienes mucha razón. Bueno a mí lo del aborto me parece bien, porque pasarse nueve meses con ese niño dentro para luego darlo me parece lo más duro del mundo, me hago cruces cada vez que imagino lo que debe ser, y créeme que lo pienso muchas veces... hice un estudio al final de un postgrado precisamente especializado en las renuncias de las madres a sus hijos, te puedes imaginar que es un tema que me interesa muchísimo, y bueno por eso investigué lo de los 'cajeros' o baby boxes, cualquier día haré un post al respecto... dar en adopción implica papeleo y ellas si se informan pues pueden saber que tienen que dar su nombre, no hace falta siquiera que dejen un domicilio, pero sí un nombre (ya sabes todos tenemos derecho a conocer la identidad de nuestros progenitores, en especial de la madre que es quien pare), y en los hospitales las miran mal, lo he hablado con asistentes sociales que las atienden, mucha gente incluso enfermeras miran mal a la chica que después de parir abandona allí a su bebé, la asistente jefa del hospital de Palamós me contaba cómo les tiene prohibido que la chica en cuestión pueda escuchar malas palabras o comentarios sobre ella, les repite mil veces que está prohibido juzgarlas, que nadie sabe por qué circunstancias están pasando en ese momento y no somos nadie para decir si es buena o mala persona por lo que hace... luego tienen que recibir a dos tías de la Generalitat que le explicarán el papelito que tiene que firmar para renunciar al niño, le volverán a preguntar si está segura, le preguntarán -discretamente- si sabe del padre, si entiende lo que está haciendo y bueno todo eso pues es engorroso, si piensas que lo que estás trayendo al mundo es un niño pues joder es lo mínimo de lo mínimo, pero si estás ofuscada y no piensas pues mira cómo acaban, dejándolos en cualquier lugar y huyendo porque les pueden caer varios años de cárcel por abandonar así a un bebé... más de una no querrá que ese bebé pulule por el mundo y ella sabiendo que es su hijo... me alegra saber que tú y Luna vivís en Barcelona, como yo!

    ResponderEliminar
  13. Manuela, tiene que ser muy duro dar en adopción a tu hijo. Como tú dices, no puedo ni imaginármelo. Los que juzgan mal la adopción, tal vez no se den cuenta de que es una de las opciones en las que la madre es menos egoísta. Decide no deshacerse de la criatura, y le ofrece a su hijo la opción de ser feliz con unos padres que le quieran y lo puedan mantener. Me parece admirable.
    Justo has dado en el clavo, cuando dices que muchas mujeres lo que no quieren es saber que tienen un hijo pululando por el mundo. No encuentro nada más egoísta que deshacerse de un hijo con tal de evitar que otra madre pueda quererlo y cuidarlo.
    Yo sobre el aborto, entiendo perfectamente a las mujeres que lo hacen y no las juzgo. Aunque yo, personalmente, no pude hacerlo. Pero tengo dos amigas que se han quedado bastante tocadas tras el aborto. Una de ellas, Raquel, abortó dos veces y fue fatal para ella.
    Quise decir desde el principio de dónde soy, pero mi marido siempre me aconseja que mientras menos datos personales dé en estos sitios mejor. Sin embargo, me he atrevido. Me alegro yo también de que vivamos cerca. Un beso!

    ResponderEliminar
  14. sí, lo de abortar te tiene que dejar muy tocada, yo tampoco entro a valorar las razones de cada una, por supuesto que no, pero me gusta vivir en una sociedad donde eso sea posible para todos y no sólo para los que pueden conseguir un vuelo a otro país... haces bien en no repetir mucho tus datos personales, yo opino igual que tu marido... besos guapa!

    ResponderEliminar
  15. Hola Nati!vengo a devolverte la visita y a quedarme.
    Uf, me leí el blog entero, menos mal que empezaste hace poquito, jeje, y veo que has tenido una vida muy dura y difícil.
    Lo del hombre que te dejó embarazada de tu primer hijo (porque como bien dices, no es padre) es muy fuerte, eso si que es surrealista, toda la historia con la hermana...

    Me reí con tu anterior entrada porque yo tb veo esas series, y como poco me resultó curioso que dos series actuales tratasen el mismo tema más o menos.

    Has pasado por cosas muy duras, pero estoy segura de que te has convertido en una mujer muy fuerte y con muchos valores de verdad, y que eres tal y como te describe tu marido, con lo malo y con lo bueno, pero tu, por suerte, igual que Luna (que tb es "amiga bloguera" mia, jeje) has sacado de todas esas malas experiencias lo mejor que se puede sacar para seguir evolucionando en positivo.

    un beso y te seguiré leyendo!

    ResponderEliminar
  16. Hola Maeva!, me alegra que te quedes.
    Lo que dices de la persona que me dejó embarazada, tienes toda la razón; la historia con su hermana es surrealista total. Por eso creo que por muchas evidencias que yo veía, y por mucho que yo sabía que no era normal que ellos dos durmiesen juntos en ropa interior...yo que sé, como que me negaba a creerlo. Como que encima me sentía yo mal de pensar que podían tener algo.
    Tuvo que decírmelo su propia madre para que al fin lo creyese.
    Y sabes qué?... que con el tiempo creo que llegué a comprenderlo. O como mínimo a no juzgarlo. Lógicamente, lo que me duele o me dolió en su momento, fue que jugasen con mis sentimientos, burlándose de mí como se burlaban, y haciendo que sintiese asco. Pero lo que sí puedo comprender es que esos dos niños, dejados de la mano de Dios, viviendo en semejante ambiente...no sé, desarrollasen un amor por encima del amor que se tienen los hermanos.
    Porque si de una cosa estoy segura, es de que los dos sentían lo mismo el uno por el otro.
    Aunque lo mismo que se querían, se odiaban.Y sé que ella acabó denunciándole a él por malos tratos, tras varias agresiones.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  17. Nati que de historias que has vivido, por tu trabajo.

    Me parecio muy triste lo del bebe, no entiendo como hay personas que pueden hacer algo asi,¿porque no darlo en adopción? para que él tuviera la oportunidad de vivir.

    ¡ Debe ser muy interesante conocer gente tan diferente entre si!

    Esperare ansiosa tus proximos relatos.

    Un abrazo muy fuerte amiga.

    ResponderEliminar