Este blog recoge mis vivencias. Recuerdos y pensamientos de una infancia y adolescencia difíciles.

jueves, 13 de mayo de 2010

La verdad

Siempre he sido una persona muy sensible. Seguramente el infierno que viví en casa desde que tengo uso de razón hasta que me largué de allí, fue lo que hizo que me haya pasado toda la vida buscando el afecto de alguien.

No sé si mi depresión la causó la genética (pues toda mi familia por parte de padre excepto mi abuela han padecido siempre esta enfermedad), o por el contrario fueron los golpes que me ha ido dando la vida los que me hicieron llegar hasta aquí. Tal vez sea un poco de todo... o de nada.

Si quisiera hacer un resúmen de mi vida a grandes rasgos... sería imposible. Demasiados detalles, demasiados sentimientos, aventuras y sensaciones en 31 años como para resumirlos en tan sólo unas líneas.

Podría decir, por ejemplo, que soy una mujer casada y con dos hijos que trabaja en una empresa de limpieza pública... y sería la verdad.
Pero nadie sabría entonces que mi hijo mayor no fue fruto de mi matrimonio, sino de una historia de amor tormentosa que viví en mi adolescencia. Y nadie sabría que el sector donde trabajo dentro de esa empresa de limpieza, es alcantarillado. Y aún así seguirían sin imaginarse lo que supone jugarnos la vida en el subsuelo, respirando todo tipo de gases, conviviendo con ratas, cucarachas y arañas, y trabajando a pico y pala cada puto día por mil euros.
Tampoco sabrían qué motivos me llevaron a ese trabajo...

No sé si sabría llevar un orden a la hora de contar tantas cosas. Al fin y al cavo, los recuerdos acuden a mi memoria y luego se van, de manera desordenada... como si todo hubiese sucedido el mismo año, o el mismo día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario