Este blog recoge mis vivencias. Recuerdos y pensamientos de una infancia y adolescencia difíciles.

jueves, 20 de mayo de 2010

Dani

Te conocí una mañana soleada de abril, hace 15 años. Fue en la fábrica abandonada, donde nos reuníamos "los niños perdidos".

Tú eras un delincuente de 19 años, guapo y mentiroso. Y yo sólo una niña de 16, necesitada de cariño. Me embaucaste con tus fantasías y tu disfraz de buena persona, y te creí.
Alguien me dijo un día: "Dani es como un barco hundiéndose en medio del océano. Si quieres salvarte, saltarás. Si te quedas, te hundirás con él".
Pero yo no escuchaba a nadie; sólo sentía mi corazón a galope cada vez que tus dedos me rozaban. Estaba empapada de rendición.

Vivíamos sin obligaciones ni responsabilidades. Los días eran largos y soleados, tumbados sobre el césped de cualquier parque. Las tardes eran de un placer infinito abrazados bajo las sábanas.
La vida es maravillosa cuando lo único que tienes que hacer es exprimirla.

La primera vez que me insultaste te perdoné. Y te perdoné todas las siguientes, porque siempre me convencías de que yo tenía la culpa. De todos modos, en casa tampoco me trataban mejor que tú.
Luego comenzaste a alejarme de mis amigos, de mis estudios...hasta romper cualquier lazo al que me pudiese agarrar.

Las tardes de placer se convirtieron en sexo sucio y frío. Y entonces llegó el infierno. Me robaste la inocencia y te alimentaste de mi desgracia.
Me dejaste embarazada para retenerme a tu lado, pero nunca quisiste a tu hijo, porque tú no sabes querer.
Lo juraste. Prometiste que nos cuidarías, y mentiste una vez más.
Me prohibiste que vinieran a visitarme a casa. Caminabas por el pasillo tirándolo todo; enfadado por todo.

Vomité el día en que me enteré de todo lo que habías hecho...qué le hiciste a tu hermana?.
Sentí vértigo y salté del barco con mi niño entre los brazos. Y nadé sin mirar atrás. Nadé lejos de tu infierno.

Hicieron bien en meterte en la cárcel. No sé lo que hiciste, pero nunca debiste salir de allí. Por ti, sólo se puede sentir asco y pena.
Lo mejor que hiciste fue abandonar a tu hijo. Le diste la oportunidad de encontrar un padre mejor.

Sabes?. Tienes un hijo maravilloso.
Enhorabuena, hijo de puta.

...Dani el intrépido...dónde se perdió?

16 comentarios:

  1. Nati, tú has vivido todo esto? sigue pareciéndome una novela, en el mejor sentido del término... en fin yo te doy toda la credibilidad que mereces, si es así qué gordo es todo lo que cuentas, espero que Dani esté muy lejos de ti ahora mismo, me ha recordado mucho a La buena estrella y Jordi Mollá/Maribel Verdú, gran película...

    ResponderEliminar
  2. Sabes?. Se me hace difícil que alguien pueda no creerse esto. Sobre todo cuando conozco tanta gente que ha tenido vidas muchísimo más tormentosas que la mía. Nunca, jamás bromearía con temas así.
    Cuando eres una niña, y en lugar de ir a la escuela te la pasas haciendo campana y deambulando por la calle, lo único que puedes encontrarte es gente indeseable.
    Cuando en casa te han tratado siempre mal, a lo único que estás acostumbrada es a eso, y a gente así. Hasta que creces, claro.

    A veces me pregunto; si esto puede sonar fuerte o increíble...cómo sería si entrase en detalles?. Porque ni siquiera he contado todo lo que hizo, todo lo que le hicieron...lo he contado todo de forma tan romántica, que no he profundizado en nada.
    Ni si quiera he disfrazado los nombres. Me llamo Nati, y él se llama Dani si es que aún existe. Y aquello me pasó con 16 años hasta los 19. Tengo un hijo de todo aquello, y algún día leerá lo que aquí está escrito. Y entenderá muchas cosas.

    Las películas son sólo historias de gente a la que les ha pasado esto realmente. Las vidas no son parecidas a las películas, sino que las películas están basadas en vidas reales.
    Pero no te niego, que se me hace difícil estar contando mi vida, sabiendo que aún me quedan cosas mucho más fuertes que explicar, y pensando que se llega a dudar que sea cierto.
    Me hace plantearme dejar de escribir, y que fue mala idea decidirme a hacerlo. Ni si quiera mi marido sabe toda la verdad. Ni si quiera a él le dejo leer esto. Y a lo mejor nunca dejaré que lo haga.

    ResponderEliminar
  3. Nati, sobretodo no dejes de escribir. Si lo llego a saber no te pongo en cuestión, pero trato de ser sincera contigo yo también y escribo lo primero que se me pasa por la cabeza... lo siento! No es que no me lo crea, es que seguramente tal y como lo escribes y porque tienes una forma muy bonita de expresar las cosas -aún las más duras-, suena como si leyera una novela, pero es que para mí todo suena como una novela porque casi vivo en el mundo de la ficción a veces, y bueno leo muchos blogs y sé que en algunos lo que parece real es pura ficción, ni mejor ni peor... pero te juro que no vuelvo a cuestionarte, con lo que te debe costar escribirlo... tu Dani espero que esté lo más lejos de ti posible, lo dicho, y será muy conmovedor para tu hijo poderlo leer en el futuro, pero el maravilloso ejercicio que estás haciendo sobretodo te sirve a ti para ti... el hecho de que lo publiques aquí es una prueba de que tienes un par de huevos y la cabeza muy bien amueblada, no puedo decirte más, pero gracias... y como terapia esto de escribir es la mejor, yo también lo he hecho, mis problemas han sido otros pero me han removido mucho por dentro también... y poner en papel es una buena forma de procesar las cosas...

    ResponderEliminar
  4. Tu historia es el de tantas niñas, podría haber sido la mía, solo que el camino dijo que no fuera.
    Me molesta mucho cuando juzgan, saben cómo una vivía en su hogar, no!
    Encontré gentes buenas, podrían haberme llevado por otro camino: cualquiera sea.

    El niño es lo bonito, lo maravilloso, recoge eso :)
    Que jamás se cruce en tu vida es lo que te deseo y si hablaras con tu marido tal vez comprenda.

    Los que hemos vivido violencia familiar, no sabemos hasta que punto lo que nos dicen o hacen es normal, eso lo aprendes de muy mayor.
    Y caemos en manos de gentes violentas, pareja/esposo, pero no nos damos cuenta, hasta que hace click algún día.

    Abrazos enormes, besos al niño :)

    ResponderEliminar
  5. Gracias Graciela. Eso espero yo también, que jamás aparezca como hacen muchos "padres", que cuando se hacen mayores se arrepienten de lo mal padres que han sido, y aparecen en la vida del niño desordenando todo.
    Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  6. Hola Manuela. En parte te entiendo. Sé que somos anónimos, y que hay muchos blogs y cada cual escribe historias ficticias o no. Pero creo que cuando alguien responde ya una vez que su historia es real...seguir cuestionándolo está feo.
    Aunque ahora que ya he reflexionado, te digo que no estoy enfadada para nada.
    Sólo me quedé perpleja. He estado como ida todo el día, porque con todas las noticias horribles que vemos a diario en la tele... no sé, me sorprende que alguien no se crea una historia más, parecida a otras tantas.
    Sé que te has hecho seguidora de Luna. Si conoces su historia, sabrás lo dura que ha sido su vida.
    Estas cosas pasan, y pasan en la realidad. No son historias inventadas, por mucho que haya escritores o directores de cine que basen sus novelas en las desgracias ajenas.

    Pero no pasa nada, fuiste sincera. En realidad, creo que lo que me ha dolido ha sido otra cosa. Yo siempre he sido muy positiva. A pesar de saber que mi vida ha sido triste en muchas ocasiones, no podía dejar de sentir que hay gente que ha tenido vidas mucho más duras. Así que incluso me sentía afortunada de no haber vivido traumas mucho peores.
    Pero el hecho de que mi vida suene a fantasía, me ha llevado a darme cuenta, a ser realmente consciente de lo dura que ha sido, y del daño que me han hecho a lo largo de ella.
    Y creo que eso es lo que más me ha dolido, no el hecho de que se haya cuestionado.

    No dejaré de escribir; me lo han aconsejado y me hace bien, así que seguiré escribiendo mi vida. Historias sin duda mucho más fuertes que las que he escrito hasta ahora.
    Un beso Manuela; siempre eres bienvenida a mi rincón, y por mi parte no ha pasado nada en absoluto.

    ResponderEliminar
  7. Hola Nati, me ha gustado tu comentario y eso ha provocado mi curiosidad y te seguiré wapa. Un rincón muy especial el que has creado. Ahora paciencia y suerte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola niña, yo si creo que sea tu historia, me duele mucho leerla y me recuerda cosas, de alguien que conozco, mejor sola que mal acompañada, vive disfruta y cuida de tu hijo, seguro que esta mucho mejor sin ese personaje, muchisimo animo y aqui tienes una amiga, gracias por entrar en mi casina y seguirme , tambien me quedo aqui contigo, un beso fuerte de una abuela.

    ResponderEliminar
  9. Nati preciosa, ¡te entiendo yo también a ti!!! Me veo reflejada en tu post, y mucho!!!
    Pero yo era mas mayor, yo tenia ya casi 30, y se que lo primero que se piensa es que con 30 no es igual que con 16. ¡Esta claro que no, pero me sentía igual de indefensa y falta de cariño que podías sentirte tu. Ni lo tenia en casa ni lo tenia con el desgraciado con el que estaba, el que es biológicamente el padre de mi hija.
    Hiciste muy bien y ¡te felicito! por tomar la decisión correcta, para ti y para el niño, yo hice igual.
    EL mio también había estado en la cárcel cuando era muy joven y prefiero no decir el porque, pero de eso, claro esta, me entere mas tarde, en la ruptura casi de la relación.
    Tenia mas hijos que tampoco sabían nada de el, porque actuaba igual con todas sus parejas y acababan rompiendo ellas. Huyendo de él. Como hice yo. Como hiciste tu con el tuyo.
    ¡Has hecho muy bien y te has dado una nueva vida a ti y se la has dado a tu hijo! ¡Eso es lo que importa!!
    Un beso y un abrazo muy grandes guapisima!!!

    ResponderEliminar
  10. me alegro de leer tu respuesta, gracias y por supuesto que me seguiré apareciendo por aquí... mientras te quería contar que el viernes noche estuve con alguien muy especial para mí y le estaba contando el tema de tu blog y lo que me había pasado y que estaba preocupada porque podía haberte hecho mucho daño con mi comentario, y me estuvo contando lo que esa persona vivió en su vida adolescente, y resultó que era absolutamente parecida a la tuya, vivió un infierno pero no lo recuerda como tal, o sí, pero en su vida diaria tiende a olvidar las partes peores, que me contó y que no reproduciré aquí por respeto claro, y te diré más yo ahora conozco perfectamente a los padres de esa persona, a ese padre que entonces actuó como una verdadera bestia, y ahora no sabes lo manso que es y lo bien que me cae, es un señor viejito absolutamente encantador que no bebe y que jamás en la vida podrías decir que le ha levantado la mano a nadie, en cuanto a su madre es una mujer maravillosa en la que casi no ha quedado huella -visible- de todo lo que vivió con él y sus hijos, por supuesto se separaron y durante muchos ella no le pudo dirigir la palabra ni verle, pero ahora hasta consiguen verse en eventos familiares que los unen a la fuerza... y bueno, que eso, que me di cuenta de lo imbécil que fui juzgándote, una vez más lo siento...

    ResponderEliminar
  11. hola Nati, tu llegaste a mi blog y ahora yo al tuyo por casualidad....Yo tengo fibromialgia, otra lacra mas pero no pienso dejar q me quite las ganas de vivir,me gusta como escribes y NO LO DEJES q me has enganchado y poco a poco ire leyendo todo lo tuyo...Eres valiente por mandar a la mierda a ese ca..si me lo permites

    ResponderEliminar
  12. Hola Conchi!. Me alegro de verte por aquí. Me llamó mucho la atención tu blog, porque no conocía la fibromialgia, hasta que una compañera me dijo que la tenía. Y la verdad es que hay que ser muy valiente para convivir con ella. Sobre todo porque muchos médicos y mucha gente, aún no la consideran como una enfermedad, a pesar de tener nombre y estar diagnosticada.
    Un beso enorme, guapa.

    ResponderEliminar
  13. Hola Manuela. Mi madre también si la ves ahora con mis hijos...uf!, es que no se puede ser mejor abuela. Es cariñosa, les dice "te quiero" a cada segundo, abrazos, besos... incluso cuando les regaño, me dice que tengo que ser más paciente y que tampoco están haciendo nada malo.
    He hablado con otras personas que sufrieron también maltratos cuando eran pequeños, y les ha sucedido lo mismo que a tu amigo y a mí.Sus padres han sufrido un cambio radical con los años. Son otras personas, y nadie nunca diría que pudieran llegar a maltratar a sus propios hijos.
    Yo creo que se arrepintieron tanto con el tiempo, que aunque nunca hayan pedido perdón, han intentado cambiar. En el caso de mi madre, con sus nietos está compensando todo lo que me hizo a mí. Creo que se ha arrepentido mil veces de lo que hizo y lo que le permitió a mi padre que hiciera.
    Sin embargo, siempre me ha negado que aquello sucedió.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. efectivamente, tienes mucha razón, se siente muy culpable y piensa que todo lo malo que pueda tener su vástago es por culpa suya...

    ResponderEliminar
  15. Hola Olina, muchas gracias!. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  16. Hola Luna!. La verdad es que duele igual a los 16 que a los 30. Lo único que con 16 quizás no sabes nada de la vida, pero doler... creo que duele igual. Sobre todo cuando de aquello aún queda un hijo. Aunque para ti, igual que para mí, esos monstruos no sean los verdaderos padres de nuestros hijos.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar